Trucos y consejos para enfriar tu casa en verano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Disponer de una temperatura confortable en el interior de nuestros hogares es una necesidad que ayuda a garantizar nuestra salud y bienestar.

Siguiendo los consejos de la Asociación Española del Sueño, para obtener un buen descanso una de las claves es una temperatura agradable y una buena ventilación. La temperatura ideal para disfrutar del descanso está entre los 18 y los 22 grados, siendo el frío más saludable que el calor.

En los meses de verano la temperatura de nuestros hogares puede llegar a elevarse desproporcionalmente, y una de las soluciones más comunes es el aire acondicionado, suponiendo el 11% del consumo eléctrico nacional. En cualquier caso, hemos de tener en cuenta que en España sólo 3 de cada 10 viviendas tienen instaladas un aparato de aire acondicionado, según la Encuesta de Hogares y Medio Ambiente realizada por el INE en 2008, siendo el 35,5% de la población.

Esto sin olvidar que el uso generalizado de aparatos de aire acondicionado, eleva la temperatura de las calles y zonas de alrededor entre un 1,5 y 2 grados por el calor que desprenden en su funcionamiento.

Pero… ¿qué podemos hacer para ayudar al descenso de la temperatura de nuestros hogares sin dejar de lado la sostenibilidad y sin perder energía? Desde HOCO os traemos una serie de trucos y consejos para que estos meses de calor no supongan una auténtica pesadilla.

Trucos y consejos para enfriar tu casa sin aire acondicionado.

  • Utiliza colores claros y tejidos ligeros. Las fachadas blancas o revestidas de cal, reflejan la luz del sol por lo que actúan como barrera protectora e impiden una incidencia tan agresiva en su interior. Además, para la ropa de hogar como colchas de sofá, siempre es más recomendable un tejido ligero como el lino, el algodón o la gasa.
  • Protege tu hogar del sol con toldos, persianas y cortinas. Conviene mantener la casa a oscuras o semipenumbra la mayor parte del día. Baja las persianas, extiende el toldo o cierra las cortinas para controlar que entre el mínimo calor procedente de la luz del sol. Ventila bien la casa a primera hora de la mañana y repite el proceso a última hora de la tarde cuando el sol ha bajado.

  • Decora con plantas y riega de noche. Una enredadera ejerce de barrera natural en las paredes de tu hogar. Además, si la riegas por la noche, por un lado el sol no quemará sus hojas y se hidrata mejor, y por el otro ayuda a refrescar el ambiente. 

  • Genera corrientes controladas. Ventilar un hogar de manera adecuada no es tarea sencilla (puedes leer nuestras pautas para ventilar en este post), y hay que tener en cuenta diferentes factores. Si disponemos de varias ventanas en diferentes orientaciones en una misma estancia, podemos generar una corriente de aire controlado para refrescar el ambiente. Abrir la ventana que dé a la calle y por la que saldrá el aire caliente en su totalidad, mientras que la que da a patios o zonas interiores se ha de abrir un poco, por ejemplo en posición oscilo. 
  • Cierra las puertas de las habitaciones. De esta manera no se crean corrientes de aire caliente entre habitaciones que suban la temperatura de nuestro hogar.
  • Orienta correctamente tu ventilador. Si utilizas ventilador de pie, recuerda orientarlo al exterior durante el día para sacar el aire caliente, y hacia el interior de la estancia durante la noche. Los ventiladores de techo suelen tener varias posiciones en sus aspas, una para verano y otra para invierno. Para los meses de calor las aspas giran a la izquierda, e impulsan hacia abajo una corriente de aire fresco. Para los meses de frío se ha de cambiar su función para que giren hacia la derecha, así desplazan el aire caliente que se acumula en el techo.

  • Humidifica el ambiente. Los ambientes secos en verano son un verdadero problema. Para ayudar a humidificar el ambiente puedes utilizar nebulizadores, pulverizando frente a ventiladores o por la estancia para bajar la temperatura.

Las ventanas de PVC HOCO, aliadas frente al calor.

De nada sirve refrescar una casa en verano, o incluso calentarla en invierno si el aislamiento térmico no es el adecuado. Las ventanas resultan ser uno de los puntos clave que nos permiten ahorrar y mantener la temperatura correcta en nuestro hogar.

Lo podemos ver con un ejemplo: a una pelota pinchada le ponemos un mal parche que la mantiene hinchada unas horas, pero al cabo de un rato acaba deshinchada y hemos de volver a hincharla. Esto mismo sucede con un mal aislamiento de nuestro hogar, donde la inversión, el esfuerzo y los trucos que os hemos planteado… no dan el resultado esperado.

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, el PVC posee una capacidad de aislamiento térmico muy elevado por lo que las ventanas de PVC HOCO, junto a una combinación de vidrios adecuados, resultan ser las mejores aliadas frente a los cambios de temperatura de nuestros hogares.

HOCO, soluciones y trucos para el confort de tu hogar.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¡Comparte estos consejos!

Te puede interesar el siguiente artículo…