Ahorrar en calefacción con la instalación de ventanas eficientes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

La reciente subida de la factura de la luz un 27% ha aumentado la preocupación de los consumidores. El invierno es la época del año cuando más notamos la necesidad de mejorar la eficiencia energética de nuestros hogares. Uno de los factores determinantes son las ventanas. Estas son el lugar de la casa donde más notamos el impacto de las bajas temperaturas en el exterior. Y, sin lugar a dudas, la mejor solución es la instalación de ventanas eficientes en nuestros hogares. A continuación os dejamos toda la información que necesitáis saber para mejorar el ahorro en calefacción.

Pérdida de la calefacción

La utilización de ventanas que garanticen un buen aislamiento térmico, puede suponer una gran diferencia en la factura de la luz. La calefacción de un hogar permanece encendida el número de horas necesarias para conseguir una buena temperatura. Así, cuando las ventanas suponen un punto de fuga, el número de horas necesarias para conseguirlo será mayor. Por tanto, el consumo energético también aumentará.
Las ventanas de eficiencia energética trabajan para evitar eso. Los profesionales aseguran que un mal aislamiento supone la pérdida del 40% de la energía. Según la IDAE, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, afirma que por cada metro cuadrado de cristal, se pierde el equivalente a 12 kilos de gasóleo en calefacción. Una ventana aislante puede suponer un ahorro del 70% tanto en calefacción como en el aire acondicionado.

Funcionamiento de las ventanas de eficiencia energética

Este tipo de ventanas están pensadas para mejorar el ahorro energético. Ya no solo a nivel económico, sino también para reducir las emisiones de CO₂ a la atmósfera. Estas ventanas aíslan tanto del frío como del calor, por lo que son eficientes tanto en verano como en invierno.
Hay varios elementos que garantizan que una ventana sea aislante. Son los siguientes.

Unidad de vidrio aislante

Es un sistema que utiliza dos o más vidrios colocados paralelamente separados por una cámara de aire. Esta cámara es llenada con aire deshidratado, gas inerte o, para mejorar la eficiencia, se crea el vacío; y es cerrado herméticamente. De esta forma se evita la circulación del aire y crea una barrera térmica.

Perfil de la ventana

Se denominan perfiles a la estructura en la que se integra el vidrio y configura la ventana. Lo más importante a destacar es el material del que está hecho. Podemos encontrar los diferentes materiales:

  • PVC: es sin duda la mejor opción para garantizar el mejor aislamiento térmico. El PVC es un material plástico no conductor. Esto lo hace un gran aislante tanto del calor como del frío. Además, incluye una cámara de aire que mejora sus cualidades.
  • Aluminio. Al contrario que el PVC es un material conductor. Esto es una desventaja, y sería necesario incorporar una rotura del puente térmico para mejorar el aislamiento.
  • Madera. Es un aislante natural. Como desventaja requiere de un mayor mantenimiento en la estructura.

Instalación hermética

No solo es importante que todas las partes de la ventana sean eficientes. También lo es que la instalación de la misma garantice un resultado óptimo. La calidad de la misma garantiza que no habrá fugas en las ventanas y ni entrará el frío ni se marchará el calor de la calefacción. De nada sirve una buena ventana sin una instalación eficiente.

Coeficiente aislamiento térmico ventanas

Para poder garantizar que la ventana que elijamos dispone de un buen aislamiento, lo mejor es estudiar la etiqueta energética de la misma. Este tipo de etiquetas empezó a usarse en 1995 y el público general piensa que solo se aplica a electrodomésticos. Sin embargo, la eficiencia energética es algo que también puede y debe medirse en las ventanas.

¿Qué significa la Etiqueta de Eficiencia Energética?

Lo primero que tenemos que saber a la hora de interpretar este tipo de etiquetas es que se distinguen entre verano e invierno. Las de verano tienen tres niveles, mientras que las de invierno tienen siete. Estos últimos se dividen en tres categorías de color:

  • Verde: son las más eficientes y se dividen a su vez en tres subcategorías de mayor a menor; A, B y C.
  • Amarillo-Marrón: con una eficiencia media-baja, también constan de subcategorías alfabéticas; D, E y F.
  • Roja: con una única letra y de una eficiencia pobre; G.

Otros datos de interés que debemos valorar son los siguientes:

  • Transmitancia térmica de la ventana: indica la cantidad de calor que se intercambia con el exterior a través de la ventana. Cuanto más bajo sea más eficiente será.
  • Clases de permeabilidad del aire: establece la capacidad de la ventana para evitar las filtraciones de aire. Hay cinco clases (0-4), y la más eficiente térmicamente es la 4.

Como habéis podido comprobar, la ventana es un elemento fundamental para garantizar el confort en el hogar y en el bolsillo. Pero hay muchos factores a tener en cuenta antes de elegir una ventana. Aquí os hemos dejado la información más relevante, pero recuerda que es importante contar con el asesoramiento de profesionales. En HOCO te ayudamos a tomar una decisión, pregúntanos sin coste ni compromiso.