Qué se debe tener en cuenta a la hora de comprar una ventana

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Las ventanas son los elementos constructivos más importantes de una casa porque de ellas dependen, en gran medida, su aislamiento térmico, acústico y en muchos casos, la seguridad. Por eso es muy importante contar con un equipo de profesionales que sea capaz de asesorarte a la hora de cambiar las ventanas.  En el post de hoy queremos daros una serie de consejos que podréis usar para elegir vuestras ventanas a medida. 

Tres componentes a tener en cuenta

A la hora de cambiar las ventanas de casa es mejor tomarse un tiempo e informarse bien antes de elegir. Aquí os presentamos los 3 componentes más relevantes a la hora de elegir una ventana. 

Acristalamiento

Probablemente el elemento más importante para aislar las ventanas. El acristalamiento de una ventana está compuesto por diferentes piezas que analizaremos a continuación. 

Vidrio. Tanto la calidad del vidrio como su espesor pueden contribuir a mejorar o disminuir sus cualidades. La utilización del triple acristalamiento consigue las mejores prestaciones para la ventana y, en consecuencia, para el confort de tu hogar. Además, aquellas que incluyen vidrios con control solar son mucho más eficientes

De cara a la transmisión del sonido, existen vidrios con una capa específica para la reducción del ruido que aísla una onda de frecuencia determinada. Y en lo referente a la luz solar, el vidrio puede ayudar a filtrar los rayos del sol, haciendo que pase la luz pero no el calor, evitando la tan temida decoloración de los muebles y el desgaste de cortinas.

Cámara de aire. Es el espacio que se encuentra entre los diferentes vidrios que componen la ventana. Puede estar relleno de aire o llevar gas argón; este último reduce la conductividad por lo que ayuda a mejorar la transmitancia térmica de la ventana. Cuanto mayor sea la cámara o el número de cámaras, más aislamiento obtendremos. 

Material de la ventana

Cuando hablamos del material de la ventana, nos referimos a los materiales que componen el perfil. El perfil de una ventana, por decirlo llanamente, sería el marco en el que se encuadra el vidrio del mismo. Podemos elegir entre tres materiales diferentes, aunque si queréis aislar vuestros hogares de la manera más eficiente posible, la elección que os recomendamos es el PVC

PVC. Es el mejor material para aislar las ventanas. Es una buena solución tanto para aislar del ruido como de los cambios bruscos de temperatura. Tiene una vida bastante larga y la limpieza del mismo es sencilla, puede realizarse con agua y jabón. Estéticamente es bastante adaptable y aporta un gran número de opciones de diseño

Madera. Es un material que es excelente en cuanto al aislamiento térmico y acústico. Aunque tiene un gran handicap; y es que por sus características no tiene mucha durabilidad. Se ve muy afectada por los cambios climáticos, hinchándose y secándose con la humedad del ambiente. Un buen mantenimiento requiere que se barnice al menos una vez al año

Aluminio. No tiene las mismas cualidades que el PVC. Por su naturaleza es un material conductor, esto hace que sus cualidades aislantes no sean tan eficientes. Requieren de la incorporación de una rotura de puente térmico para serlo. 

Instalación y fabricación de las ventanas

El primer paso a la hora de comprar una ventana es encontrar el lugar que más facilidades te pueda aportar. Ya no solo es el producto en sí mismo, sino la instalación de las mismas. Dependiendo del lugar al que acudas puede haber tres opciones: 

  1. Adquieres la ventana y tienes que hacerte cargo personalmente o contratar a un tercero para la instalación de la misma. 
  2. La obra para la instalación de la ventana se vuelve engorrosa y se alarga demasiado en el tiempo. 
  3. La instalación de la ventana se realiza de una manera eficiente y sin mayores molestias

En HOCO sabemos que tan importante es la ventana que eliges, como la instalación. Por eso nuestros HOCO Estudios se caracterizan por ser profesionales formados en el sector y por realizar la instalación en un solo día y sin necesidad de obra.

Conclusiones

Si pones atención a estos tres elementos que os hemos comentado, podréis estar seguros de que habréis hecho una buena compra. En el post solo hemos querido destacar los más fundamentales, pero hay otros factores externos que también son dignos de valoración. Como puede ser la orientación de la ventana, la etiqueta energética, o la existencia de subvenciones en ventanas, etc. Para mantenerte al día de todo esto y mucho más ¡apúntate a nuestra newsletter!