¿Qué hacer para reducir el ruido en mi hogar?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

En ocasiones, estar en casa descansando no es tan relajante como nos gustaría. Y es que, muchas veces, el ruido que llega desde el exterior se cuela en nuestra casa y, dependiendo de la hora, puede llegar a ser muy molesto. Esto se debe principalmente a que vivimos en un área donde hay mucha actividad: un emplazamiento urbano donde hay mucho tráfico o una zona destinada al ocio nocturno los fines de semana y festivos. Al no poder controlar el ruido exterior, lo mejor que podemos hacer para garantizar un buen confort en nuestro hogar es aislar nuestra casa del ruido. Aquí os dejamos algunos factores a tener en cuenta antes de llevar a cabo acciones en el hogar para conseguirlo.

Por dónde entra el ruido al hogar

Antes de tomar medidas respecto al ruido que encontramos en casa, lo primero que hay que saber es por dónde está entrando el ruido a la vivienda. Lo más común es que el ruido entre por las aberturas de los muros de la fachada. Nos estamos refiriendo a las ventanas, que son la parte de la casa más sensible a los cambios ambientales, especialmente si no hemos tenido cuidado en la instalación de las ventanas en su momento. 

Factores que afectan en el aislamiento acústico de las ventanas

El lugar en el que se sitúan las ventanas es un espacio abierto en el muro de la casa que cubrimos con una serie de elementos, materiales y estilos muy diversos. Todos y cada uno de ellos influyen de manera directa en el correcto aislamiento acústico de la casa

  • Forma de apertura de la ventana: en el caso de sufrir los ruidos que proceden del exterior, lo mejor es decantarse por ventanas abatibles antes que correderas. Esto se debe a que el cierre de las ventanas abatibles es más eficiente de cara al aislamiento del ruido exterior.
  • Tipo de vidrio: el mejor tipo de aislamiento acústico son las ventanas de doble cristal. En HOCO contamos con un material desarrollado para cubrir esta necesidad: el vidrio HOCO Acustic que incluye una lámina especial pensada para aislar el interior del ruido. Esto se complementa con las propiedades aislantes de las ventanas de PVC HOCO.
  • Perfil de la ventana: de nada sirve un buen vidrio si el perfil de la ventana no va a ser lo suficientemente bueno para impedir la entrada del ruido exterior. Hay que prestar especial atención a los materiales empleados para que no se pierda el efecto del aislamiento por esta zona de la ventana. También es importante la correcta instalación de la misma, sin dejar rendijas o huecos sin cubrir.
  • Cajón de la persiana: es una de las superficies más sensibles a los ruidos y que muy a menudo no se le da la importancia que debería. La ventana tiene que ser un conjunto de elementos que contribuyan a lograr un objetivo común.
  • Instalación: lo mejor es recurrir a una empresa especializada en la instalación de toda la estructura que conforma una ventana. Cada casa es diferente y en función de las necesidades detectadas por los profesionales, la recomendación será una u otra.

Cómo comprobar el aislamiento acústico

Para verificar que nuestras ventanas tienen un aislamiento acústico adecuado hay una serie de acciones que podemos tomar de manera particular o recurriendo a determinados organismos estatales. Esta es una buena forma de comprobar la calidad de la instalación. 

Código Técnico de Edificación. Además de medir el aislamiento mínimo que ha de tener una vivienda, también hace referencia a los mínimos de calidad con los que debe contar cualquier edificio y/o casa en cuanto a seguridad y habitabilidad. En esta última se encuentra la protección frente al ruido, así como el ahorro energético y la salubridad. 

Medición de los decibelios. Una buena manera de comprobar que tu ventana cuenta con un buen aislamiento acústico son los decibelios que hay en el interior del hogar en los momentos más ruidosos del día. Según lo que establece la ley, los decibelios del interior de la vivienda son de 35 dB de día y 30 dB de noche. Hoy en día hay diferentes aplicaciones para móviles con las que medir el ruido en el interior del hogar si no quieres recurrir a un especialista. 

Ventajas de las ventanas de aislamiento acústico

Entre las ventajas evidentes de este tipo de ventanas, están las ventajas indirectas. No solo conseguiremos devolverle la paz y tranquilidad a la vivienda, sino que mejorará la temperatura y el ahorro del consumo energético. 

El aislamiento acústico de las ventanas es la solución más recomendable para acabar con los ruidos del exterior y garantizar el confort de un hogar. En función del tipo de ventana que tengamos en el hogar, somos más propensos a sufrir los ruidos externos. Como hemos podido comprobar, no basta con seleccionar un tipo de vidrio o material concreto para conseguir devolver el silencio a nuestro hogar. Sino que se trata de un proceso complejo que es recomendable llevar a cabo de la mano de profesionales instaladores. Lo mejor que podemos hacer es consultar precios de las ventanas de aislamiento acústico con un instalador y fabricante especializado como HOCO.